viernes, 31 de diciembre de 2010

Welcome 2011


Qué tal? Acá estoy, despidiendo un año, el 2010...que tantas idas y vueltas me trajo.
Si. Idas y vueltas. No hay mejor expresión para definir lo que fue mi 2010.
Mucho tiempo balanceándome entre la incoherencia y la cordura, entre la decisión y la indecisión.
Aunque también es preciso aclarar que no sólo provino todo esto de parte mía.
Naufragué, solitaria en la inocencia del perdón y en la inhóspita espera. Me aferré a una esperanza.
Y nada cambió.
Y hoy eme aquí impaciente por encontrarme un nuevo ciclo que me traiga lo que por momentos aprecio como felicidad. Se acercan momentos duros, y como de costumbre, tendré que retomar la confianza en mí y enfrentarlos sola.
Conocí la obsesión y la estupidez, que en mi caso fueron de la mano; y me llevaron a accionar de maneras impensadas y delirantes. Dí todo y más: como un montón de papeles arrojados al viento.
Y acabé eternamente confundida, como un predecible final.
¿A quién debería agradecer?, ¿A quién debería despreciar?. No lo se.
Y para terminar; si tuviera que aplicar lo que la gente me enseñó en esta etapa sería sin dudas una persona:
egoísta, conflictiva, indecisa, insegura, insensible, olvidadiza, suspicaz, etc.
Pero hay un requisito que no podría cumplir, porque yo nunca me encuentro primera en mi propia lista, y en consecuencia lo perdí todo. Es algo que nunca nadie va a entender. Porque siempre piden más sin importar cuánto a uno le cueste.

Feliz año 2011. Les deseo lo mejor. Empiecen con positivismo, ganas, proyectos. Supongo que ahí afuera hay muchas cosas para hacer. Encuentren su lugar.

martes, 21 de diciembre de 2010

Atando cabos

DisorderRating
1- Paranoid Personality Disorder:High
2- Schizoid Personality Disorder:Moderate
3- Schizotypal Personality Disorder:Very High
4- Antisocial Personality Disorder:High
5- Borderline Personality Disorder:Very High
6- Histrionic Personality Disorder:Very High
7- Narcissistic Personality Disorder:High
8- Avoidant Personality Disorder:Very High
9- Dependent Personality Disorder:Very High
10- Obsessive-Compulsive Disorder:High

-- Take the Personality Disorder Test --
-- Personality Disorder Info --


1- Trastorno de la personalidad Paranoide
(ALTO)
2- Trastorno de la personalidad Esquizoide
(MODERADO)
3- Trastorno de la personalidad Esquizotípico
(MUY ALTO)
4- Trastorno de la personalidad Antisocial
(ALTO)
5- Trastorno de la personalidad Borderline (TLP)
(MUY ALTO)
6- Trastorno de la personalidad Histriónico
(MUY ALTO)
7- Trastorno de la personalidad Narcisista
(ALTO)
8- Trastorno de la personalidad Evitante
(MUY ALTO)
9- Trastorno de la personalidad Dependiente
(MUY ALTO)
10- Trastorno de la personalidad Obsesivo-Compulsivo
(ALTO)

sábado, 18 de diciembre de 2010

No me cuentes más enredos




No me cuentes más enredos.
Se de cuando estabas mejor y quién te hacía sentir.
No todo fue fiel a tu versión de la historia.
Pero el aquí y ahora, te llevará a volver atrás.
Remendar algo, Retomar un camino
Quizás...
No insistas, no ilusiones, no lastimes, no recuerdes.
Que solo estoy intentando salir de este azul profundo que me va a costar un alma.

It's me, Bianca


Así me ves. Así me veo yo.
Hace tiempo
nos encontramos en una misma sensación, más que sensación, una realidad.
Qué fue lo que me llevó hasta aquí. Qué fue lo que robó mi ánima. Ser Bianca. Todos los días.
Una tarea difícil, pero mi único refugio al fin.
A la vista de todos, mi exterior rígido e inmóvil. Una mirada perdida. Por dentro un mar de dudas, soledad y confusión. Estoy segura de que tengo mucho para dar.
Bianca no sabe amar; al menos ama a su manera, pero como no acostumbra a contradecir, asiente que ignora la forma correcta.
Bianca es paciente y silenciosa, aunque por dentro muera en la indecisión. Bianca padece en susurros, pero quiere mostrar fortaleza. Bianca piensa que no es feliz.
De qué servía hacerse indestructible, se sufre de todos modos.
Ella no busca herir, tan solo a veces busca herirse. Por amor. Dejen que Bianca sueñe, así todo parece real.
Te ayudará a encontrar una persona real. Para que te enamores y olvides aquello que te aqueja. Para que puedas ser feliz de verdad. Para que vivas.
Bianca soy yo.
It's me.
No desesperes ya vendrá algo mejor...

sábado, 23 de octubre de 2010

Stay away from me...








You think we're flying
But we're dying...

miércoles, 20 de octubre de 2010

El mareo

Avanzo y escribo.
Decido un camino. Las ganas que quedan se marchan con vos.
Se apaga el deseo. Ya no me entre veo. Y hablar es lo que se me va mejor.
Con los ojos no te veo. Se que se me viene el mareo. Y es entonces cuando quiero salir a caminar.
Con los ojos no te veo. Se que se me viene el mareo. Y es entonces cuando quiero salir a caminar.
El aire me ciega, hay vidrio en la arena.
Ya no me da pena, dejarte un adiós. Así son las cosas, amargas borrosas. Son fotos veladas de un tiempo mejor. Con los ojos no te veo. Se que se me viene el mareo. Y es entonces cuando quiero salir a caminar. Con los ojos no te veo. Se que se me viene el mareo. Y es entonces cuando quiero salir a caminar. El aire me ciega, hay vidrio en la arena.
Ya no me da pena, dejarte un adiós...
Así son las cosas, amargas borrosas. Son fotos veladas de un tiempo mejor

Inexacto


No estás hecho para mí.
Estás hecho para algo mucho peor.
Será que quieres correr un riesgo constantemente.
Te atrapa el "sinsentido" de las cosas.
Te enamoras de lo anómalo.
Te convence lo deficiente.
Y así parece, eres feliz...

Lástima que cuando algo positivo aparece; asientes que todo funciona mal...

martes, 19 de octubre de 2010

(Paréntesis)

Un paréntesis puede significar mucho:
Se pueden ver como un pareja, inseparable.
Se pueden ver como una dimensión paralela, delimitada entre los mismos.
Se pueden interpretar como que siempre hay algo más para decir.
O que hay algo que callar: (...)
Los paréntesis son muy ambíguos; pero todos sabemos que queremos decir cuando expresamos que "queremos un paréntesis en nuestras vidas".
Yo quiero uno. Moméntaneo. Que me aclare la mente.
Y no nos olvidemos de otros misterios como "las comillas", o los puntos suspensivos...

(Análisis de mi autoría sobre los paréntesis, publicado en el blog de mi compañero Thrillerlife)

Cortometrajes surrealistas: Leger y Man Ray

Les dejo dos obras: una de Leger, representante más que nada del dadaísmo; y Man Ray, pionero del surrealismo fotográfico, audiovisual.
El surrealismo ocupa gran parte de mi vida.


Fernand Leger- Ballet Mecanique (1924)


Man Ray- Emak Bakia (1926)

Algún día posible

Quiero aprender a no sentir miedo ante la incertidumbre. Quiero cargarme de coraje para enfrentar lo que esté por venir.
Quiero salir y quiero entrar; también estar y desaparecer.
Quiero que estés conmigo por siempre, con esa paciencia infinita.
Incentivos busco. Busco incentivos.
Y en la desesperación de renacer, te cruzaste en mi camino. Si volara lejos ya no podría hacerlo sola.
Cargaré el peso de tus alas, para que no te sientas cansado. Yo se muy bien a dónde vamos, y no estamos cerca.
Una vez te oí decir: "Si pierdes tu esencia, estás perdido". Cuánta verdad en eso.
No voy a dejar que ocurra; y seré incondicionalmente atenta aunque me den la espalda.
Los que escriben son cobardes, o demasiado utópicos para esta realidad. Plasmar en textos lo que uno no puede a través del habla: ¡Vaya hazaña!, o ¡Vaya vergüenza!.
Al menos nunca estaré falta de sinceridad. Para vos, para mí, he creado este universo; donde las palabras no mienten, y buscan evitar el desastre.
Me comprometo a simplificar y a disfrutar, y a solucionar siempre que pueda.
Mis principios se basan en culpas y en la retrospectiva. Soy la causa de todos mis problemas. Soy quien se ahoga entre recuerdos.
Algún día seré quien tanto anhelo; espero llegue a tu lado, y ese día será el mejor para los dos.



jueves, 14 de octubre de 2010

¿Quién?

¿Quién soy cuando no estás?
¿Quién sos cuando no estoy?

Te otorgo la libertad de que seas quien quieras ser.
Ya no irrumpiré en las escenas de tu incomprensible rutina.
Ya no arruinarás mis noches con profundas decepciones.
Voy a dejarte escapar, y haré lo que considere correcto.


La palabra es inútil; el acto, inexistente. La comprensión es escasa; el interés, ausente.
La sinceridad es enojo; el pedido, un sacrificio. El egoísmo abunda; la necesidad, muere.



domingo, 3 de octubre de 2010

150 dias


Me recuerdas a una frase
que nunca se ha dicho,
a una canción que no existe,
y a un lugar
en el que nunca he estado.

Te recuerdo cada día, lo demuestro en cada acto, me ignoras en cada lágrima.
Ya habrá tiempo para que logres comprender. Si no es ahora, será en otro momento;
Si no es conmigo...


Va a doler.

martes, 28 de septiembre de 2010

Es entonces que:



Las personas que poseen un don para escribir y redactar todo aquello que piensan están destinadas a perderse entre sus propias confesiones.
Sin dudas se encuentran encerrados en un Karma que implica que nunca serán leídos, y que nadie prestará atención a sus palabras.
Por más que deseen fervorosamente que aquel receptor de su mensaje esté allí, del otro lado, leyendo compenetrado cada oración; en la cual el escritor deposita todo su pensar y sentir; en la cual también quizás, haya querido comunicar con toda sinceridad y por única vez lo más profundo de sus sensaciones; nadie emitirá ese comentario tan esperado.
Se deshacen en cada párrafo, revelan todos sus secretos, predomina la honestidad.
Se desnudan ante un espacio en blanco que les permite divagar entre las más oscuros sentimientos que navegan sus cabezas.
Expresan formal o poéticamente una pena. Fluctúan entre mil matices, mil carácteres, mil tramas, y pueden transformar toda experiencia vivida en un desahogo puramente literario.
Es este mi caso. Cada noche en que me siento a escribir, estoy buscando que esa persona se funda conmigo en una lectura reflexiva. Que se coloque en lugar del otro. Que haga un esfuerzo por comprender todo aquello que de otra manera no puedo decir. Que se sienta dueño de esa composición, y se identifique en todas y cada una de las frases, que se inspiran y nacen solamente de su influencia en mí.
Y es triste saber, que aunque insista una corta visita, ésta nunca llega; y en el caso de que así lo fuese, nunca se logra dicha conexión profunda y sentida.
De todas maneras, gracias por intentarlo. Me gustaría que sepas que por mi parte ha habido un esfuerzo, una dedicación en contarte aquello que no sabías, de regalarte un afecto, o de aclararte dudas.
Más que esto no puedo ofrecer, aunque no pienses que voy a darme por vencida; de lo contrario no sería yo.
Algún día vas a comprender o a valorar, todas las letras que se llevó el viento, pero recuerda va a ser tarde. Entonces ya no habrá excusa.
Siempre busqué que me entiendas, para hacer de lo nuestro algo armonioso, para dar de mí lo mejor. Pero nunca pasas por aquí.
No te preocupes, mi terca forma de ser, seguirá esperando ese cambio.
Pero ese cambio depende solamente de vos. Nada más que eso.
No te pido, no te exijo, no quiero cambiarte. Simplemente me sentiré satisfecha si algunas de estas verdades quedan grabadas en tu memoria.


domingo, 12 de septiembre de 2010

Ser




Me queda poco tiempo de íntegra cordura. No voy a desperdiciarla, sino a invertirla.
Supongo, mis prioridades, serán egoístas. Pero vaya a donde me vaya, no me iré frustrada, o con las manos vacías, de una vez por todas.
Esto se trata de errores y aciertos. De escribir y volver a borrar.
Mudé mi sitio mil veces. Creí encontrar un lugar, pero, parece, el lugar no me encuentra.
Una parte de mí y una parte de vos. No se qué quieren.
Me abrumas, me impacientas, todo por dentro, lentamente.
Nada claro, nada oscuro; vivimos de grises matices.
Y he allí la confusión. La caótica alerta de sonido mudo. Por algo será...
Me cansé de lo efímero, iré a lo concreto. La poesía no me completa, en fin, nada me satisface.
Quiero pero no puedo; o ¿será al revés?.
El placer de saber, que tengo la mirada perdida. Disfrutar de lo invisible a los demás ojos.
Manifiesto de la incoherencia, un ligero viento desploma mi razón.
Ya no quiero volver atrás ni ver las cosas como son.
Y me senté a pensar, qué es lo que estaba haciendo. Toqué la punta de mis zapatos y sonreí (irónicamente).
Recuerdos: mucho peor que cualquier tortura. Y tras cada azote de verbos pasados, aprieto mis manos y endurezco el alma.
Hoy aprendí algo nuevo: Poco a poco me convenzo de que soy alguien.
Soy, pero ¿dónde estoy?.

martes, 10 de agosto de 2010

120 días

Hay que aprender a
Perder.


La vida nos muestra que hay que finalizar lo que se había comenzado.
[Palabras más, palabras menos]

lunes, 2 de agosto de 2010

Entre nosotros

video
Esclava de una sensación
[En el jardín, leyendo "La invención de Morel" de Adolfo Bioy Casares]
Esto es lo que soy
...y lo que tengo para ofrecer.
La situación es
simple.-

jueves, 29 de julio de 2010

Innegable, totalmente


Es una forma de recordar lo que me pasa de vez en cuando.


sábado, 17 de julio de 2010

The alphabet (1968)

Bueno, como sabrán, fanática del surrealismo, les acerco una pesadilla.
Corto hecho en el año 1968 por el estadounidense David Lynch, director de la conocida película surrealista "Eraserhead" (mi favorita).
Este corto fue inspirado en un sueño que tuvo una vez la pequeña hija de una de sus parejas.

NOTA: No me hago cargo de cómo duerman hoy a la noche.-

Mi silencio


-¡Silencio!-

-Mi silencio te lo regalo-

-¡Silencio!-

-Yo me callo, pero mi silencio grita.-


(Fragmento de "La malasangre" de Griselda Gambaro)






[Algo te dice nada, nada te dice todo]
[Sólo ocurre cuando estás fuera de sí, fuera de vos, fuera de mí]
[No seas así]
[Ésta es la última vez]
[Ojala pudiera...]

Hace tanto frío

El síndrome de Estocolmo es una reacción psíquica en la cual la víctima de un secuestro, o persona retenida contra su propia voluntad, desarrolla una relación de complicidad con quien la ha secuestrado. En ocasiones, dichas personas secuestradas pueden acabar ayudando a sus captores a alcanzar sus fines o a evadir a la policía.Debe su nombre a un hecho curioso sucedido en la ciudad de Estocolmo, Suecia. En 1973 se produjo un atraco en el banco Kreditbanken de la mencionada ciudad sueca. Los delincuentes debieron mantener como rehenes a los ocupantes de la institución durante 6 días. Al entregarse los captores, las cámaras periodísticas captaron el momento en que una de las víctimas besaba a uno de los captores. Y, además, los secuestrados defendieron a los delincuentes y se negaron a colaborar en el proceso legal posterior.

Causas
El síndrome de Estocolmo puede parecer curioso a primera vista. La literatura menciona varias posibles causas para tal comportamiento:
  1. Tanto el rehén o la víctima como el autor del delito persiguen la meta de salir ilesos del incidente, por ello cooperan.
  2. Los rehenes tratan de protegerse, en el contexto de situaciones incontrolables, en las cuales tratan de cumplir los deseos de sus captores.
  3. Los delincuentes se presentan como benefactores ante los rehenes para evitar una escalación de los hechos. De aquí puede nacer una relación emocional de las víctimas por agradecimiento con los autores del delito.
  4. Con base de la historia de desarrollo personal se puede ver el acercamiento de las víctimas con los delincuentes, una impresión en la edad infantil. Un infante aprende que uno de los padres está enojado, aunque sufre por ello, puede tranquilizarlo por el desvanecimiento de los comportamientos "malos/enojados" y como prueba contraria trata "comportarse bien", puede activar este reflejo en una situación extrema.
  5. La pérdida total del control, que sufre el rehén durante un secuestro, es difícil de digerir. Se hace soportable en el que la víctima se trata de convencer a sí misma, ya sea por su propia voluntad, por ejemplo: se identifica con los motivos del autor del delito.


I won't stand in your way (No me interpondré en tu camino)
Let your hatred grow (Deja tu odio crecer)
and she'll scream and she'll shout and she'll cry (Y ella gritará, y ella gritará y ella llorará)
and she had a name yes she had a name (Y ella tenía un nombre, sí, tenía un nombre)

And i won't hold you back (No voy a celebrar tu vuelta)
let your anger rise (Deja tu ira crecer)
and we'll fly and we'll fall and we'll burn (Y nosotros volaremos, y nosotros caeremos, y nosotros arderemos)

no one will recall, no one will recall (Nadie lo recordará, nadie lo recordará)

This is the last time I'll abandon you (Esta es la última vez que te abandono)
And this is (Y esta es)
The last time I'll forget you (La última vez que te olvido)
I wish I could... (Ojalá pudiera...)

Look to the stars (Mira las estrellas)
Let hope burn in your eyes (Deja la esperanza arder en tus ojos)
And we'll love and we'll hate and we'll die (Y nosotros amaremos, y nosotros odiaremos, y nosotros moriremos)

All to no avail, all to no avail (Todo fue en vano, todo fue en vano)

This is the last time I'll abandon you (Esta es la ultima vez que te abandono)
And this is (Y esta es)
The last time I'll forget you (La última vez que te olvido)
I wish I could... (Ojalá pudiera...)

This is the last time I'll abandon you (Esta es la ultima vez que te abandono)
And this is (Y esta es)
The last time I'll forget you (La última vez que te olvido)
I wish I could... (Ojalá pudiera...)

I wish I could... (
Ojalá pudiera...)

Equilibrio

Qué problema esta página en blanco otra vez. Significa que tendré que escribir A ESCONDIDAS del resto; buscando que me encuentren. ¿Por qué no de otra forma?, porque así tiene que ser.
¿Con qué razón desnudaría mi ser, dejándolo vulnerable A TU VOLUNTAD?. Si aún no te has dado cuenta, todo vuelve a terminar DE LA MISMA MANERA.
Y sigo lamentándome, por algo que NO ME MEREZCO. Qué injusta que es la vida; pero al menos me regala ilusiones, para que lleve una sonrisa en el rostro.

Siempre tuve la esperanza de que tomabas tu tiempo en leer mis palabras. Ahora se que éste se consume y se acaba, en el mismo aire que respiramos. Perdón por pretender, y suponer. Perdón por ocultar y ceder.
Me gustaría que A MI LADO APRENDAS, a hablar el mismo lenguaje; que no existan barreras para esta UNIÓN. Me gustaría que luches, LUCHES más de la cuenta; que no existan EXCUSAS, no.
Te noto rendido. Qué desperdicio. Pagaré de nuevo las cuentas ajenas. ¿Hasta cuándo? hasta que nos cansemos de la INUTILIDAD de este tiempo...¿perdido?.

¿Quién te dijo que todo esto era FÁCIL?, ahora si no tenes ganas de jugar el juego, date por perdido desde el principio.

NO SIEMPRE me refiero a experiencias pasadas. Hablo de voluntad, predisposición y paciencia.
Hablo de sentir, de sinceridad, de renovación.
Cuesta, pero no es imposible. Si tenes ganas te comento desde mi experiencia, de qué se trata todo eso.
Es un proceso arduo y pesado. Sabes muy bien lo difícil que se me hace. Pero NUNCA bajé los brazos. Ahí está la clave.


-Dale, vamos a otro lado. Tengo muchas cosas para contarte.-
-¿Tenes ganas de escucharme?. Ah...ciert...-
-NO TE PREOCUPES, no vamos a hacer algo que no te guste.-
-Si, si, estoy bien, gracias por preguntar.-
-Vamos a dormir que es tarde-
-Te amo-
-(...)-
-Mañana te va a ir bien-
-Mañana, será otro día-
-Que descanses-

sábado, 3 de julio de 2010

Desvanecerse













Algo no anda bien. No te preocupes, soy yo. Pero espera, no todo es como parece, hay algo que se esconde.

Me gustaría poder tomarme mi tiempo para explicarte, pero sabes, el tiempo y yo... mmm, no somos buenos amigos.

Quizás no encajen las palabras, quizás no logres comprender.
Voy a intentar ser concisa. No quiero obviar nada.
Es algo tan simple como complejo. Más simple que
complejo.
Desespero si deduzco que se me va de las manos. Que te me vas de las manos.
Perdón.
Sólo puedo decirte, que esto no es todo. Sólo te pido





Paciencia.

jueves, 1 de julio de 2010

Escrito Apócrifo N° 68

No me gusta que me mires. Que me mires en silencio.
No me gusta que prometas. Que prometas en vano.
No me gusta que te vayas. Si no vas a regresar.
No me gusta que sonrías. Si me vas a hacer llorar.
No me gusta que discutas. Si realmente poco te importa.
No me gusta que lo empieces. Si lo vas a abandonar.
No me gusta que finjas. Cuando no es la verdad.
No me gusta que me engañes. Si de otra forma eres más feliz.
No me gusta que encierres. Cuando quieres libertad.
No me gusta que exijas. Cuando no puedes cumplir.
No me gusta que grites. No necesito tu enojo.
No me gusta que me apures. Suelo ir muy despacio.
No me gusta que me subestimes. Yo soy muy independiente.
No me gusta que desconfíes. No te conoces a ti mismo.
No me gusta que finalices. Esto no tiene fin.
No me gusta que ilusiones. Vivo inmersa en la fantasía.
No me gusta que anticipes. Yo conozco lo que viene.

...Y me fui, a buscar un reloj que me aguarde; es que nadie me entiende cuando pido tiempo.
Aunque viva ignorando las horas; ya las perdí.

domingo, 27 de junio de 2010

Ellos contra mí y la razón de un delirio

Ellos me dijeron que iban a quitarme cada logro en esta vida.
Pero olvidaron que me dieron, una fuerza incansable, para seguir intentando, aunque me digan que no.
Como un amigo imaginario, mi mejor confidente estará escuchando. Extraño, hoy voy a contarte qué me sucede. Llegó a mí y rompió todos mis esquemas. Una vez más estoy segura de toda la paciencia y voluntad que me compone, y ese será mi regalo para esa persona especial.
Tenía miedo a que ocurra, pero, ¿confundida?, Jamás.
Mi mundo caía a pedazos. Era un eterno descenso, sin comienzo ni final; y ahí estaba ese individuo: la causa y motivo de todos mis delirios.
Le ofrecí una sonrisa. Detrás de ella mi corazón.
Me enseñó a crecer, creó caminos, abrió mis ojos, me puso alas.
El día que se vaya, se llevará absolutamente todo de mí.

sábado, 12 de junio de 2010

Desayuno- Jacques Prevert


Hoy les traigo un poema que me gusta mucho del francés Jacques Prevert. Espero que lo disfruten.
Quizás también lo hagan piel, como yo.
Hoy me toca de nuevo. Qué injusto.
Si piensas que no soy directa, te equivocas. Eres el referente más claro en mi mensaje.
No tengas miedo a dar más de tí, comprende que algún día te regresará el doble. Es por eso que
te entrego cada centímetro de mi mejor repertorio, sólo por mí. Ansío tanto el después...


Echó café
En la taza
Echó leche
En la taza de café
Echó azúcar
En el café con leche
Con la cucharilla
Lo revolvió
Bebió el café con leche
Dejó la taza
Sin hablarme
Encendió un cigarrillo
Hizo anillos
De humo
Volvió la ceniza
En el cenicero
Sin hablarme
Sin mirarme
Se puso de pie
Se puso
El sombrero
Se puso
El impermeable
Porque llovía
Y se marchó
Bajo la lluvia
Sin decir palabra
Sin mirarme
Y me cubrí
La cara con las manos
Y lloré.

Nunca va a volver a ser igual.

martes, 8 de junio de 2010

"El origen del diluvio"- Leopoldo Lugones


...La tierra acababa de experimentar su primera incrustación sólida y hallábase todavía en una oscura incandescencia. Mares de ácido carbónico batían sus continentes de litio y de aluminio, pues éstos fueron los primeros sólidos que formaron la costra terrestre. El azufre y el boro figuraban también en débiles vetas.
Así, el globo entero brillaba como una monstruosa bola de plata. La atmósfera era de fósforo con vestigios de flúor y de cloro. Llamas de sodio, de silicio, de magnesio, constituían la luminosa progenie de los metales. Aquella atmósfera relumbraba tanto como una estrella, presentando un espesor de muchos millares de kilómetros.
Sobre esos continentes y en semejantes mares, había ya vida organizada, bien que bajo formas inconcebibles ahora; pues no existiendo aún el fosfato de cal, dichos seres carecían de huesos. El oxígeno y el nitrógeno, que con algunos rastros de bario entraban en la composición de tales vidas, completaban los únicos catorce cuerpos constituyentes del planeta. Así, todo era en él extremadamente sencillo.
La actividad de los seres que poseían inteligencia, no era menos intensa que ahora, sin embargo; si bien de mucho menor amplitud; y no obstante su constitución de moluscos, vivían, obraban, sentían, de un modo análogo al de la humanidad presente. Habían llegado, por ejemplo, a construir enormes viviendas con rocas de litio; y el sudor de sus cuerpos oxidaba el aluminio en copos semejantes al amianto incandescente.
Su estructura blanda, era una consecuencia del medio poco sólido en que tomaron origen, así como de la ligereza específica de los continentes que habitaban. Poseían también la aptitud anfibia; pero como debían resistir aquellas temperaturas, y mantenerse en formas definidas bajo la presión de la profunda atmósfera, su estructura manteníase recia en su misma fluidez.
Esbozos de hombres, más bien que hombres propiamente dicho, o especies de monos gigantescos y huecos, tenían la facilidad de reabsorberse en esferas de gelatina o la de expandirse como fantasmas hasta volverse casi una niebla. Esto último constituía su tacto, pues necesitaban incorporar los objetos a su ser, envolviéndolos enteramente para sentirlos. En cambio, poseían la doble vista de los sonámbulos actuales. Carecían de olfato, gusto y oído. Eran perversos y formidables, los peores monstruos de aquella primitiva creación. Sabían emanar de sus fluidos organismos, seres cuya vida era breve pero dañina, semejantes a las carroñas con los gusanos. Fueron los gigantes de que hablan las leyendas.
Construían sus ciudades como los caracoles sus conchas, de modo que cada vivienda era una especie de caparazón exudado por su habitante. Así, las casas resultaban grupos de bóvedas, y las ciudades parecían cúmulos de nubes brillantes. Eran tan altas como éstas, pero no se destacaban en el cielo azul, pues el azul no existía entonces, porque faltaba el aire. La atmósfera sólo se coloreaba de anaranjado y de rojo.
Apenas dos o tres especies de aves cuyas alas no tenían plumas, sino escamas como las de las mariposas, y cuyo tornasol preludiaba el oro inexistente, remontaban su vuelo por la atmósfera fosfórica.
Era ella tan elevada, y el vuelo tan vasto, que las llevaba cerca de la luna. El arrebato
magnético del astro solía embriagarlas; y corno éste poseía entonces una atmósfera en contacto con la terrestre, afrontábanla en ímpetu temerario yendo a caer exánimes sobre sus campos de hielo.
Una vegetación de hongos y de líquenes gigantes arraigaba en las aún mal seguras tierras; y no lejanos todavía del animal, en la primitiva confusión de los orígenes, algunos sabían trasladarse por medio de tentáculos; tenían otros, a guisa de espinas, picos de ave, que estaban abriéndose y cerrándose; otros fosforecían a cualquier roce; otros frutaban verdaderas arañas que se iban caminando y producían huevos de los cuales brotaba otra vez el vegetal progenitor. Eran singularmente peligrosos los cactus eléctricos que sa¬bían proyectar sus espinas.
Los elementos terrestres se encontraban en perpetua inestabilidad. Surgían y fracasaban por momentos disparatadas alotropías. La presión enorme apenas dejaba solidificarse escasos cuerpos. Las rocas actuales dormían el sueño de la inexistencia. Las piedras pre¬ciosas no eran sino colores en las fajas del espectro.
Así las cosas, sobrevino la catástrofe que los hombres llamaron después diluvio; pero ella no fue una inundación acuosa, si bien la causó una invasión del elemento líquido. El agua tuvo intervención de otro modo.
Ahora bien: es sabido que los cuerpos, bajo ciertas circunstancias, pueden variar sus caracteres específicos hasta perderlos casi todos con excepción del peso; y esto es lo que recibe el nombre de alotropía. El ejemplo clásico del fósforo rojo y del fósforo blanco debe ser recordado aquí: el blanco es ávido de oxígeno, tóxico y funde a los 44°; el rojo es casi indiferente al oxígeno, inofensivo e infusible, sin contar otros caracteres que acentúan la diferencia. Sin embargo, son el mismo cuerpo, para no hablar de las diversas especies de hierro, de plata, que constituyen también estados alotrópicos.
Nadie ignora, por otra parte, que el calor multiplica las afinidades de la materia, haciendo posibles, por ejemplo, las combinaciones del ázoe y del carbono con otros cuerpos, cosa que no sucede a la temperatura ordinaria; y conviene recordar, además, que basta la presencia en un cuerpo de partículas pertenecientes a algunos otros, para cambiar sus propiedades o comunicar las nuevas, siendo particularmente interesante a este respecto lo que sucede al aluminio puesto en contacto, por choque, con el mercurio; pues basta eso para que se oxide en seco, descomponga el agua y sea atacado por los ácidos nítrico y sulfúrico, al revés exactamente de lo que le pasa cuando no existe el contacto.
A estas causas de variabilidad de los cuerpos, es menester aña¬dir la presión, capaz por sí sola de disgregar los sólidos hasta licuarlos, cualquiera que sea su maleabilidad, y sin exceptuar al mismo acero; pues nada más que con la presión se ha llegado a convertirlo en una masa blanduzca, trabajándolo con entera comodidad.
Mencionaré, por último, una extraña propiedad que los químicos llaman acción catalítica, o en términos vulgares, acción de presencia, y por medio de la cual ciertos cuerpos provocan combinaciones de otros, sin tomar parte en las mismas. Entre éstos, uno de los más activos, y el que interviene en mayor número de casos, es el vapor de agua. Los datos que anteceden, nos ponen ya en situación de explicar el fenómeno al cual están dedicadas estas líneas.
Sucedió por entonces que la atmósfera terrestre, condensándose en torno al globo, empezó a ejercer una atracción progresiva sobre la atmósfera de la luna. Al cabo de cierto tiempo, esta atmósfera no pudo resistir aquella atracción, y empezó a incorporar con la nuestra sus elementos más ligeros. La falta de presión causada por este fenómeno, vaporizó los mares de la luna que estaban helados hacía muchos siglos; y una niebla fría, a muchos grados bajo nuestro cero termométrico, rodeó el astro muerto como un sudario.
Cierto día el vapor acuoso se precipitó en la atmósfera terrestre, y ésta vio aumentado su peso en varios miles de millones de toneladas. A tal fenómeno, unióse la acción catalítica
del vapor, y entonces fue cuando empezaron a disgregarse los sólidos terrestres.
Un ablandamiento progresivo dio a todos la consistencia del yeso; pero cuando el fenómeno siguió, deleznándose aquéllos en una especie de lodo, empezó la catástrofe. Las montañas fueron aplastándose por su propio peso, hasta degenerar en médanos que el viento arrasaba. Las mansiones de los gigantes volviéronse polvo a su vez, y pronto hubo de observarse con horror que el elemento líquido cambiaba de estado en la forma más extraordinaria; secábase sin desaparecer, volviéndose también polvo por la disgregación de sus moléculas, y se confundía con el otro en un solo cuerpo, seco y fluido a la vez sin olor, color ni temperatura.
Lo raro fue que el fenómeno no se efectuaba al mismo tiempo en la materia organizada. Esta resistía mejor, sin duda por su con¬dición semilíquida; pero semejante diferencia comportaba la muerte violenta en aquella disgregación. Poco después no hubo en el globo otra existencia que la flotante sobre esa especie de arenas cósmicas; mas ya la mayor parte de los seres animados había muerto de inanición; pues aunque no comían como nosotros, absorbían del aire sus principios vitales, y el aire estaba cambiado por los elementos de la luna.
Apenas uno que otro gran molusco se revolvía sobre la universal fluidez sin olas, bajo el horror de la atmósfera gigantesca, preñada de tósigos mortales, donde se operaba la futura organización. Tampoco pudieron ellos resistir a esas combinaciones, ni adaptarse al estado de disgregación; y, por otra parte, éste los afectaba a su vez. Ellos fueron también disolviéndose hasta desaparecer; y entonces, sobre el ámbito del planeta, fue la soledad y la negra noche.
Millares de años después, los elementos empezaron a recomponerse.
Formidables tempestades químicas conmovieron el estado crítico de la masa, y los catorce cuerpos primitivos revivieron, engendrando nuevas combinaciones.
El litio se triplicó en potasio, rubidio y cesio; el fósforo en arsénico, antimonio y bismuto; el carbono engendró titano y zirconio; el azufre, selenio y teluro....
Los océanos fueron ya de agua, el agua de la luna periódicamente exaltada hacia su origen por la armónica dilatación de las mareas. La atmósfera se había vuelto de aire semejante al nuestro, aunque saturado de ácido carbónico.
Ningún ser vivo quedaba de la anterior creación. Hasta sus huellas habían sido destruidas. Pero los vapores de la luna trajeron consigo gérmenes vivificantes, que el nuevo estado de la tierra fue llamando lentamente a la existencia.
El mar se cubrió de vidas rudimentarias. La costra sólida pululó de hierbas, y el dominio de éstas duró una edad.
Pero yo no sabría repetir el enorme proceso. Réstame decir que los primeros seres humanos fueron organismos del agua: monstruos hermosos, mitad pez, mitad mujer, llamados después sirenas en las mitologías. Ellos dominaban el secreto de la armonía original y trajeron al planeta las melodías de la luna que encerraban el secreto de la muerte.
Fueron blancos de carne como el astro materno; y el sodio primitivo que saturaba su nuevo elemento de existencia, al engendrar de sí los metales nobles, hizo vegetar en sus cabelleras el oro hasta entonces desconocido...
... He aquí lo que mi memoria, millonaria de años, evoca con un sentido humano, y he aquí lo que he venido a deciros descen¬diendo de mi región, el cono de sombra de la tierra. Os añadiré que estoy condenado a permanecer en él durante toda la edad del planeta.
La médium calló, recostando fatigosamente su cabeza sobre el respaldo del sofá. Y Mr. Skinner, una de las ocho personas que asistían a la sesión, no pudo menos de exclamar en las tinieblas:
–¡El cono de sombra! ¡El diluvio!... ¡Disparatada superchería!
Nada pudimos replicarle, pues un estertor de la médium nos distrajo.
De su costado izquierdo desprendíase rápidamente una masa tenebrosa, asaz perceptible en la penumbra. Creció como un globo, proyectó de su seno largos tentáculos, y acabó por desprender¬se a modo de una araña gigantesca. Siguió dilatándose hasta llenar el aposento,
envolviéndonos como un mucílago y jadeando con un rumor de queja. No tenía forma definida en la oscuridad espesada por su presencia; pero si el horror se objetiva de algún modo, aquello era el horror.
Nadie intentaba moverse, ante el espantoso hormigueo de tentáculos de sombra que se sentía alrededor, y no sé cómo hubiera acabado eso, si la médium no implora con voz desfallecida:
–¡Luz, luz, Dios mío!
Tuve fuerzas para saltar hasta la llave de la luz eléctrica; y junto con su rayo, la masa de sombra estalló sin ruido, en una especie de suspiro enorme.
Mirámonos en silencio.
Algo como un lodo heladísimo nos cubría enteramente; y aquello habría bastado para prodigio, si al acudir a su lavabo, Skinner no realiza un hallazgo más asombroso.
En el fondo de la palangana, yacía no más grande que un ratón, pero acabada de formas y de hermosura, irradiando mortalmente su blancor, una pequeña sirena muerta.

Entender

Para entender el valor de un año, pregúntale a algún estudiante que perdió el año de estudios.
Para entender el valor de un mes, pregúntale a una madre que alumbró a un bebé prematuro.
Para entender el valor de una semana, pregúntale al editor de un semanario.
Para entender el valor de una hora, pregúntale a los amantes que esperan para encontrarse.
Para entender el valor de un minuto, pregúntale a una persona que perdió el tren.
Para entender el valor de un segundo, pregúntale a una persona que con las justas evitó un accidente.
Para entender el valor de una millonésima de segundo, pregúntale a la persona que ganó una medalla de plata en las olimpiadas.

Valora cada momento que vivas y recuerdalo más si lo compartiste con alguien especial, lo suficientemente especial como para dedicarle tu tiempo. Recuerda que el tiempo no espera por nadie.
Ayer es historia. Mañana es misterio. Por eso es que se le llama presente.

miércoles, 2 de junio de 2010

Se detendrá

Close my eyes. Lay down to sleep away. There's no return. It's my mistake. There's no use in crying. It's time to learn. If you ever need someone. Sorry bout the things I've done. My life goes in reverse. If you ever change your mind. When the rainy days are gone. And the balance returns
All alone. This time I walk away. It feels so cold. But I know it's something I deserve. I deserve to be misled
Breaking up everything. I know it's my fault. It feels so cold. But I know it's something I deserve. I deserve to be dead. If you ever need someone. Sorry bout the things I've done. My life goes in reverse. If you ever change your mind. When the rainy days are gone. And the balance returns. Sorry about the things I've done. Same thing what happened before. Waiting for the storm, my face against the wall. Hoping that you could forgive me. You could forgive me. You could forgive me
Forgive me...

martes, 25 de mayo de 2010

Manipulando las agujas


EL TIEMPO EN LA ANTIGUA INDIA
Para el pensamiento hindú, el hombre está sometido a las leyes naturales, y por ello es un ser que se ve sometido a cambios rítmicos, a ciclos que le llevan a pasar por vaivenes y altibajos, tal como se suceden y renuevan las estaciones, tal como se repiten las etapas de las grandes lluvias y de sequía. En cada etapa, en cada ciclo individual e histórico, el hombre comprenderá parte de su verdad.

La concepción hindú, que integra la idea de la reencarnación como necesidad de que el hombre se ponga a prueba y ejercite, a lo largo de innúmeras vidas y en diversas circunstancias y experiencias aquello que sueña, aquello que desea, hasta forjar en sí mismo una realidad más profunda y evolucionada, pareciera que ve al hombre como quien se desplaza sobre los acontecimientos y civilizaciones, aunque en el fondo concibe al tiempo como algo que corre bajo sus pies, de modo que las experiencias que se suceden en esta vida o en varias sirven a la comprensión profunda de la conciencia imperecedera del hombre interior, aquel que somos más allá de los ropajes que vamos adquiriendo en cada vida particular.

Para la mentalidad hindú, reflejo de una concepción filosófica oriental, más allá de lo cambiante, más allá de las edades (yugas) por las que atraviesa el hombre y las civilizaciones hay algo permanente, que es el verdadero ser; por lo tanto, lo cambiante está sometido al paso del tiempo, al desgaste de las formas y de la materia, pero lo imperecedero, el ser interior en el hombre, está anclado en un mundo eterno o más bien atemporal.


EL TIEMPO PARA LA ANTIGUA GRECIA
Según Platón «el tiempo es la imagen móvil de lo eterno», por lo tanto al expresarse en éstos términos podemos entender que no lo concebía como una dimensión estática y meramente objetiva. Platón recoge las ideas de otro gran iniciado, Parménides, pues las fuentes de su formación fueron las mismas: las antiguas Escuelas de Misterios. Admiten ambos por lo tanto la existencia de la eternidad, aunque ella está en relación con el «ser» o la esencia de los seres y objetos, en tanto que «la apariencia» de los mismos está en relación con el mundo de lo «temporal». El ser pertenece al mundo de las ideas, en tanto que nosotros tan sólo captamos las apariencias de las cosas, su existencia en el mundo sensible o manifestado.

Platón y Parménides creen en un mundo gradual, con múltiples niveles de plasmación o de realidad. El espíritu precisa del cuerpo para manifestarse, pero ambos, como toda la sabiduría tradicional, dan más realidad al espíritu que al cuerpo, en contra de la visión actual, y entre ambos hay una gradación de niveles de comprensión, de conciencia, que ha de retornar al hombre a descubrir su esencia.


EL TIEMPO EN LA ANTIGUA ROMA
Según expresa Séneca, en su libro «De la brevedad de la Vida» (Tratados morales) aleccionando a aquellos que temen morir jóvenes, o se apegan demasiado a la vida, «el pasado» ya no es nuestro pues lo poseemos tan solo en el recuerdo; «el futuro» aún nos es desconocido, por lo tanto, «el presente» es lo único de lo que disponemos, pero éste es tan fugaz como un instante. Para este gran filósofo, el tiempo no tiene valor sino en cuanto se hace buen uso del mismo, y aquellos que se lamentan de la brevedad de la vida son los mismos que despilfarran su contenido en vaguedades.

Cicerón, siguiendo la máxima «tempus fugit» y la practicidad romana afirmaba que «cada momento es único», y así el tiempo individual se engarza con un tiempo histórico, un tiempo colectivo que mide el paso y la plasmación de la humanidad en un determinado momento histórico. Para su concepción pragmática e histórica el hombre tiene un destino concreto que descubrir y realizar para poder llegar a «ser», y si no alcanza a realizarlo «deja de ser», pues habría desperdiciado su tiempo, su posibilidad histórica de plasmarse y dejar un legado para el porvenir. Su visión no es la de un mundo tan sólo individual, sino de realizaciones colectivas, y su concepción es la de un compromiso histórico que llevó al mundo romano a reunir culturas, religiones, idiomas, intereses, bajo un ideal común.


EL TIEMPO EN LA EDAD MEDIA
Para San Agustín, en cambio, más deudor de la corriente neoplatónica y de Plotino, el tiempo tiene una componente psicológica, «es la vida del alma» porque el pasado aún existe dado que podemos recordarlo; el futuro también tiene cierta existencia pues podemos anticiparnos a lo que sucederá, y el presente obviamente existe.

El tiempo dejó de ser algo objetivo o psicológico para ser marcado por los ritos, los rezos y las festividades eclesiásticas que, continuando lo que se había hecho en la antigüedad creaban un ritmo cíclico que se repetía cada año, acercando la conciencia en una espiral creciente hacia una captación trascendente. Así la idea de un tiempo lineal en lo teórico dio paso, en la práctica, a un tiempo cíclico que se repite eternamente tal como concebían las culturas milenarias y ancestrales.


EL TIEMPO EN EL MUNDO MODERNO
A partir de aquí, en cambio, tras la aparición del reloj mecánico en el siglo XIV y los primeros pasos científicos en el siglo XV, desaparece una visión subjetiva del tiempo, y es a partir de Galileo y Newton cuando la mecánica clásica lo concebirá como un valor matemático, como algo fijo, absoluto y medible, que puede conocerse por experimentos, cuya realidad no precisa relacionarse ya con el movimiento para ser medida, y que existe desde el fondo de los tiempos hasta la eternidad, como algo ilimitado e inamovible, constante como un tic-tac que no pudiera parar.

Ya en el mundo moderno, E. Kant afirma que el tiempo no tiene una realidad fuera de nuestra mente, nosotros somos los que ordenamos nuestras percepciones del espacio y de los objetos según una sucesión temporal propia y subjetiva, que ya existe a priori en nosotros, y que no comprendemos por experimentos o por la experiencia, sino que es una intuición pura previa a la sensibilidad que capta el entorno. Del mismo modo que comprendemos lo que está arriba o abajo, relacionamos los acontecimientos en un antes y un después de modo natural.

Para Hegel, como idealista, el tiempo ya no se considera como un valor ni un marco fijo e inamovible, sino como un camino a través de lo temporal, un devenir que percibe la propia conciencia del hombre y de las civilizaciones para ir acercándose a plasmar la Idea, el Espíritu.


EL TIEMPO EN EL MUNDO CONTEMPORÁNEO
Llegados a nuestra época contemporánea, y como único fruto posible de un mundo frío y mecánico, las ideas sobre el tiempo pasan por personajes como Heidegger y su postura de que el tiempo del hombre es limitado, pues «es un ser para la muerte», un ser temporal. Para él, el tiempo no es como un fondo fijo y preexistente, sino algo que concibe el propio ser por el carácter de temporalidad que tiene, pues su mayor posibilidad es la muerte.

Pero es el filósofo francés Henri Bergson quien planteó claramente la subjetividad del tiempo, dando un salto cualitativo en las concepciones anteriores. Para él, hay un tiempo uniforme, objetivo y continuo, del que podemos medir su duración mediante los relojes, y hay un tiempo auténtico -el único verdadero-, que tiene una «duración real» que conforma la propia vida interior.

Frente a la mentalidad positivista que cree tan sólo válido lo que puede ser mensurable, y que estructura los campos del saber en torno a una visión experimental, excesivamente materialista y determinista, en la que la ciencia adopta el papel de tabú, Bergson contrapone su visión de un tiempo no externo, no falseado, que mide la vida interior de la conciencia. Para las ciencias, el tiempo (t )es una magnitud concreta de valor positivo o negativo (+t ó -t) pero el tiempo que comprende nuestra intuición no es estático sino dinámico, no señalado por magnitudes fijas, sino más cualitativo que cuantitativo, no determinado sino fruto de nuestra libertad de sentir.

Pero la verdadera revolución en las concepciones sobre el tiempo se debe a la genialidad de Albert Einstein, al introducir su concepto del espacio-tiempo.

A partir de Einstein y su teoría de la Relatividad general, el tiempo ya no es una magnitud absoluta sino relativa que varía en función de quién y bajo qué circunstancias se mida. No es tan sólo que la percepción subjetiva que tenemos de la duración de un acontecimiento sea variable, sino que como magnitud física el tiempo es variable, está también en función del sujeto que la experimenta, dependiendo de la velocidad a la que se mueve, y en relación con la masa de los objetos, de la posición estática o en movimiento de quien lo mide, de su posición cercana a una masa gravitatoria o alejada de ella, y en todos estos casos precisos relojes marcarán desfases constatable, aún siendo pequeñísimas fracciones de segundo.

Así, son hechos ya constatados que el tiempo transcurre más lentamente si se mide cerca de una gran masa gravitatoria (en un rascacielos los relojes situados en la planta baja van más lentos que los situados en las últimas plantas). El tiempo a grandes velocidades (próximas a la de la luz) también se ralentiza. Einstein terminó con la concepción de un tiempo absoluto.

La ciencia contemporánea comenzó entonces a trabajar con dimensiones más allá de nuestro espacio físico. Se comenzó a hablar de hiperespacios con decenas de dimensiones y a calcular matemáticamente sus intrincadas ecuaciones, que permitían desarrollos de las propiedades físicas existentes en ellos, aunque no siempre fueran fáciles de comprender sus resultados, por la dificultad de imaginarlos.

La concepción del mundo se hizo más holística, como apuntaba Fritjof Capra e Ilia Prigogine, y las ciencias exactas se acercaron a las humanidades.

Científicos como Roger Penrose y Stephen Hawking desarrollaron las ideas básicas de Einstein, y así se comenzó a hablar de los agujeros negros como de posibles puertas hacia otras formas de materia o de antimateria, si se pudiera salir vivo de su tránsito. Se investigaron las concepciones de Einstein y Rosen sobre la posible existencia de puentes entre puntos distantes de nuestro universo, como agujeros de gusano, que podrían ser también pasos hacia otros universos paralelos, hacia otros mundos ya fueran simultáneos o regidos por otras medidas de tiempo, y se investigaron los posibles puentes hacia otras dimensiones no tan sólo físicas sino concienciales.

Cuando Gamow lanzó la idea del origen del universo a partir de una primera explosión, del big-bang, se planteó también la idea de que todos los acontecimientos anteriores a él no pueden tener relación con nuestro espacio-tiempo. El tiempo comienza para nosotros en el momento en que sucede el big-bang, hace unos 15.000 millones de años, y a partir de ahí el universo comenzó a expandirse y a existir.

¿Qué hubo antes de ese inicio? Tal como afirma S.Hawking, poco podemos decir de lo que ocurrió antes, o en el mismo momento en que comenzó nuestro tiempo, pues antes de esa singularidad, en que el universo era como una masa muy densa y caliente, el concepto de tiempo no tiene sentido para nosotros.

12 vidas en color azul

Hagamos ruido. Para no escucharme. Sí, esto de la convivencia es algo difícil, más aún cuando debes socializar con tu otro yo solamente en tiempos de guerra.
Por los que intentaron y nunca pudieron, bienvenidos al pseudo-apogeo de mi autoestima. El apogeo de la belleza intelectual.
Voy a reposar sobre el frío de mis recuerdos, buscando el calor de las experiencias, y recién allí podré descansar. Es algo confuso, es que me siento tristemente satisfecha. Me encontré conmigo después de tanto avanzar en retroceso, pero era la persona equivocada. Absolutamente todo me roba una sonrisa, resignada.
Voy a desmaterializarme en pleno vuelo y regaré de cenizas tu jardín. Dejaré fluir mi maldad en estado puro y me echaré a reír luego de dos sorbos de café.
Voy a vendar mis ojos hasta que mis palabras lo hayan destruido todo y voy a amarrar mis manos hasta que mis pies hayan caminado lo suficiente.
Es todo lo que tengo.
Con desesperación intenté escuchar lo que no dijiste. Estuve detrás de lo invisible todo este tiempo, esperando a ser descubierta.
Siento no haber sido lo que esperabas, pero prometo volver cuando lo logre.
Aunque tenga que mirarte de lejos esta vez y hacerte presente en mi desde un suspiro de viento.
El arte que encontré en el caos, nos hará esclavos de lo imposible; pero nuestra rebeldía de oponernos al resto, nos unirá cada vez más.
No te olvides, somos uno, dos, tres; paralelos y efímeros de color cristal.
Tu visión, no es mi visión, y tu paz será mi paranoia.
Dulce pero amarga, nace desde la venganza mi humilde decadencia.
¿Me equivoqué?

domingo, 23 de mayo de 2010

Tercera composición



Hoy te busqué. Aseguro, dolió. Te busqué en silencio, como cuando uno se reprocha o se arrepiente.
Llegué a una conclusión: No se en qué me equivoqué, pero acá estoy, dispuesta a afrontar las consecuencias; aunque no me correspondan.
Insisto, caería una y mil veces con tal de no volver a sentir así.
De todas formas, mi propia ira me aletarga, porque siempre fui yo, y solamente yo, la que me escuchó durante todos estos años, y nadie, supo levantarme como yo solamente aprendí después de tanto tropezar.
Podríamos llamarlo vanidad, sí, vanidad. He comprendido que debo valorarme. Ecos de furia, confusión, conformidad, todos ellos rebotaron en mi cabeza, todos los estados y emociones me abordaron repetidas veces; creí conocerlos todos. Todos los pensamientos me torturaron, como el rencor tortura al alma; y fue allí que cuando todo se destrozó a mi alrededor, frágil, pero no derrotada, yo seguía en pie.
Sé que se sería una lástima que me vaya antes de tiempo. Aunque vos estás queriendo que yo me consuma de a poco.
Ahora me voy a dormir, a ahogarme un poco entre las sábanas, pues nada más relajante y perturbador que los sueños de mi razón. Seguramente voy a imaginarte, respirando entre mis fantasías. Lo sé, estoy acariciando la locura.
¿Qué mas puedo hacer?, intenté aceptarlo, intenté escaparme; si vamos al caso siempre me escapo. A veces asiento: "Lo que no me mata me fortalece", hasta que algo definitivamente intenso acabe conmigo de una vez.
Lo único que puedo decir, en este acto de sinceridad, es que lograste convertirte en una pieza más de este rompecabezas; algunos mañanas después te recordaré como quien quiso que así fuera, obviamente, como siempre, no como yo lo deseé.

Me escapé una vez más, y volví a caer con tal de no sentir así otra vez, estoy sepultando una realidad que no quiere ser mi cómplice; pero ¿saben qué?, de esta manera soy feliz.
Sigo navegando contra la corriente, como quien va directo a su propio final.

Ahora mismo estoy descolgando el teléfono para llamarte. ¿Lo ves?, volví a pecar.


Mi Doppelgänger






Doppelgänger es el vocablo alemán para el doble fantasmagórico de una persona viva. La palabra proviene de doppel, que significa "doble", y gänger, traducida como "andante". Su forma más antigua, acuñada por el novelista Jean Paul en 1796, es Doppeltgänger, 'el que camina al lado'. El término se utiliza para designar a cualquier doble de una persona, comúnmente en referencia al "gemelo malvado" o al fenómeno de la bilocación.
También se utiliza para referirse a un individuo que posee una sensación de total y absoluta identificación o semejanza con un ente ficticio, llámese personaje de literatura, televisión, historietas, etcétera.

Los Doppelgänger aparecen en varias obras literarias de ciencia ficción y fantasía, en las cuales son un tipo de metamorfo que imita a una persona o especie en particular por alguna razón, generalmente nefasta.
En las leyendas nórdica y germánica, ver el propio Doppelgänger es un augurio de muerte. Un Doppelgänger visto por amigos o parientes de una persona puede a veces traer mala suerte, ser un mal augurio o una indicación de una enfermedad o un problema de salud inminentes. Según escribió el dramaturgo sueco Strindberg, El que ve a su doble es que va a morir.
Los Doppelgänger del folclore no proyectan sombra y no se reflejan en espejos ni en el agua. Se supone que dan consejo a la persona que imitan, pero este consejo puede ser engañoso o malicioso. En raras ocasiones, también pueden inculcar ideas en la mente de la víctima o aparecerse a amigos y parientes, creando confusión.
Mario Praz conecta con la figura del Doble otras populares en el folclore, como el Hombre Lobo o la muchacha hermosa que oculta en su interior una serpiente o demonio (Lamia). Claude Lecouteux explora estas y otras conexiones (hadas, brujas, hombres lobo) en su libro sobre la figura del Doble en la Edad Media.En la literatura anterior al romanticismo el tema del Doble aparece prefigurado en el tema del sosias o de los gemelos, utilizado para lograr un efecto cómico en obras como las comedias sobre Anfitrión de Plauto o Molière o La comedia de las equivocaciones de Shakespeare. También aparece en la mitología: Zeus toma la apariencia de Anfitrión para unirse a Alcmena, y otro tanto hace Uther Pendragon, convirtiéndose en un doble del marido de Igraine para yacer con ésta.
El romanticismo se interesa por el fenómeno del Doble como materialización del lado oscuro y misterioso del ser humano (lo que Jung llamará la Sombra). Mario Praz sugiere que cuando el público llama Frankenstein a la criatura del doctor Frankenstein no está tan equivocado como parece, pues el monstruo es de algún modo un desdoblamiento de su creador.6 En Los elixires del diablo, de E. T. A. Hoffmann, Medardo, el protagonista, sufre la persecución de un Doble que en ocasiones es corpóreo, pero otras veces parece una parte escindida de la psique del propio Medardo. Es probable que en su estudio de la literatura psiquiátrica de la época (o en sus visitas a manicomios) Hoffmann topara con casos que hoy se catalogarían como esquizofrenia. Su propio estado mental llegó a ser muy confuso durante la redacción de la primera parte de la obra, que tuvo para él un efecto terapéutico.
Robert Louis Stevenson toma de Hoffmann el tema de un bebedizo o pócima (los elixires del diablo en la obra del alemán) que convierte a quien la toma en una versión maligna de sí mismo en El Dr. Jekyll y Mr. Hyde.
Hans Christian Andersen propone una versión alegórica del Doble en su relato La sombra: un sabio delega en su sombra ciertas responsabilidades, cada vez mayores; finalmente, se trocan las tornas y la sombra usurpa la personalidad de su antiguo amo.
El relato de Poe William Wilson tiene la originalidad de que en él el Doble no encarna las tendencias malignas del protagonista, sino la voz de su conciencia.
En Rayuela, novela del escritor argentino Julio Cortázar, el protagonista llama irónicamente a un personaje su Doppelgänger debido a una curiosa simetría que se establece entre ellos en varios aspectos de su vida. Casos famosos del fenómeno Doppelgänger
Las supuestas apariciones públicas del Doppelgänger de Emilie Sagée, una maestra de escuela del siglo XIX, fueron registradas por Robert Dale Owen, después de que Julie von Güldenstubbe diera a conocer el caso.
Guy de Maupassant registró sus experiencias con su Doppelgänger en su historia ¿Él?.
Percy Bysshe Shelley afirmaba haber conocido a su Doppelgänger, que se le apareció para presagiarle su propia muerte.
John Donne, el poeta metafísico inglés, conoció al parecer al Doppelgänger de su esposa en París, que le presagió la muerte de su hija, aún no nacida.

Emilie Sagée
Robert Dale Owen se encargó de poner por escrito el singular caso de Emilie Sagée. Él se enteró de esta anécdota por Julie von Güldenstubbe, una aristócrata letona. Von Güldenstubbe afirmaba haber visto en el año 1845-46, a la edad de 13 años, junto a un grupo de entre 13 y 42 niños, al doble de su maestra francesa de 32 años Sagée, a plena luz del día, dentro de su escuela (Pensionat von Neuwelcke). Las acciones del Doppelgänger de Sagée incluyeron:
Hacer como que escribía y comía, pero sin nada en las manos.
Moverse independientemente de Sagée, y permanecer quieto mientras ella se movía.
Aparentar estar en perfecta salud mientras Sagée se encontraba muy enferma.
Aparentemente también el Doppelgänger ofrecía resistencia al tacto, pero era incorpóreo (dos niñas pasaron a través de su cuerpo)
.






domingo, 25 de abril de 2010

Mi esencia



Mi esencia es perdonar. Qué difícil se me hace. El tiempo corre.
Ya se lo que hiciste; y en quien pensaste. Y se muy bien que no vas a volver.
De forma egoísta te necesito, pero, ¿cómo hago para que te vayas?.
La utopía que no fue a veces corre entre mis ideas. Crearé para ti, una nueva ilusión.
Y será así, así de perfecto nuestro universo, así de complejo entre enredos y desencuentros, pero prometo enamorarte de la imperfección.
¿Todavía te interesa saber lo que pienso?. Creo que debimos encontrarnos y dejar que esto pasara, algunas veces lo merecemos.
Necesito tres días para errar; para aprender, toda una vida. Y no dejo de pensarte.
Mil palabras se entrecruzan: la nada misma. Te cuestiono. Por qué nos atacamos. Si supieras qué se esconde en mi interior.
Muy cobarde de mi parte, no admitir que crucé los límites. Tengo miedo de que éste no sea nuestro momento; pero como siempre no me doy por vencida hasta que te encuentre, y te regalo estas palabras.
Hoy madrugué, para extrañarte algunas horas más. Que inútil. Estoy planeando molestarte otra vez. No llueve en vos, llueve en mí. Aunque busque estar sola te invito, porque siempre vamos a ser tres.
Pero a mi soledad le gusta compartir; y al silencio le gustaba tu música. Y ese espacio vacío siempre tendrá tu nombre.
No creas que no te entiendo es que a veces soy demasiado implícita, y me pierdo en mis recovecos...

miércoles, 24 de marzo de 2010

Hay cosas que quiero que sepas



Será la distancia?.
Esa tarde di un paseo bajo la lluvia para recargarme de energías. Qué hermoso dia, no se por qué.
Debería haberme quedado donde estaba. Aunque nunca me fuí. El destino está de nuestro lado.
Aunque de este lado me torture tanto...
Creí que lo había dejado ser para sentirme feliz; me hacés tan feliz. Me senté a leer.
Entonces era la historia, de una muchacha perseverante, que siempre dispuesta a todo, se dejó herir. Era parte de su esencia, no era ella sin ese dolor.
Uno de esos dias de nunca acabar, se encontró con él. Pesadas las almas de tanto andar.
Desnudaron cada uno de sus recovecos, e indefensos confesaron, que se habían rendido ante la vida.
Pero nunca dejaron de intentar, encontrar una razón para ponerse de pie.
Y él era su razón, su razón ausente. Tan dentro de su interior se perdió ese sentimiento; se llamaba obsesión.
Y mientras morían, deseaban renacer en una sola luz.
La incertidumbre la consume, no te preocupes pequeña. Apuesto a que cuando abras tus ojos otra vez, todo se habrá terminado.
Y él?, él se llevó todo.
En ese largo viaje, del cual no se si regresa, carga mis penas como un equipaje.
La culpa de sentir amor. Al menos así aparenta.
Estará pensando en ella?. Por qué robarle la ilusión de que es así?
Sincera como nunca antes, asiente preocupada, que quiere morirse a su lado.

lunes, 11 de enero de 2010

Todos tienen que aprender alguna vez



Cuántas veces me sentí dentro de esta película. Sin ir más lejos no se si lo que vivo es un recuerdo o está pasando aquí y ahora. Medité una y mil veces qué contestarte, evitando el desastre. Me propuse ganar este juego, entonces pelearé hasta las últimas consecuencias. Puedo ser quien siempre quise ser.

El título de la canción es: "Everybody´s gotta learn sometime" (Todos tienen que aprender alguna vez). (Algo bastante utópico).
Aparece en la película "Eternal sunshine of the spotless mind" (Eterno resplandor de una mente sin recuerdos). Excelente película, una de mis preferidas.

Fragmento de un diálogo:

Contexto: Ellos, Clementine y Joe, se encuentran dentro de sus propios recuerdos, los cuales están a punto de ser borrados, luego de que él pidiese que ella desapareciera de su cabeza. Se encuentran...

-Todo está por finalizar, Joe-
-Lo se-
-¿Qué debemos hacer?-
-Disfrutarlo-
-Creí que estabas loca, pero era excitante-
-Ojalá me hubiera quedado cuando dijiste "entonces vete" con mucho desinterés-
(...)
-Joe, salí por la puerta, ya no existen más recuerdos-
-Al menos regresa, y crea un adiós...-